carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Confirmar

muebles de baño



Aprende a elegir la grifería perfecta

Clasificado en
Aprende a elegir la grifería perfecta

Elegir la grifería para nuestro cuarto de baño no es una elección cualquiera, pues de ella depende el resultado final de la decoración de toda la estancia. Sin duda, es el complemento perfecto para demostrar nuestro estilo y buen gusto.

Por ello, desde Muebles y Baños La Ranilla, tu tienda online del baño, queremos hablar en esta ocasión sobre los distintos tipos de grifos que existen en el mercado y cómo sacar el mayor rendimiento de las posibilidades que ofrecen. Por ejemplo, no tienen las mismas características los grifos para lavabo que los de bañera o ducha. Cada uno cuenta con unas peculiaridades que hay que conocer antes de hacer su compra.

Características generales

La variedad de grifos es tan amplia como todas las necesidades que tratan de responder. En cuanto a su apariencia, podemos encontrar acabados como cromados, mate y brillante o, incluso, coloreados. En cualquier caso, lo más recomendable es elegir el modelo según su funcionalidad. Además, existen algunos tipos que ofrecen un plus añadido en forma de ahorro (de agua o de energía) como los termostáticos o los conocidos como de doble posición.  

Grifos para lavabo

Son aquellos especialmente diseñados para su uso en lavabos y para completar su estética, por eso, su elección es fundamental que vaya acorde al diseño del sanitario al que acompañan. Los hay de tres tipos: de caño bajo (para muebles de baño con lavabo incorporado), de caño alto (para lavabos de sobreencimera) y encastrados (instalados directamente en la pared).

Sea cual sea tu elección, elige los acabados cromados, pues evitan la corrosión al tiempo que otorgan un aspecto brillante.

Grifos para bidé

Suelen contar con una pieza móvil que permite orientar el chorro de agua hacia la posición deseada.  El modelo más vendido es el de grifos sobrepuestos.

Grifos para bañera y duchas

Aunque es aún posible encontrar modelos por separado, en la actualidad la mayoría están preparados para combinar dichos usos. Por norma general, los conjuntos de ducha cuentan con una altura estándar de 150 metros, aunque muchos cuentan con un adaptador para ajustar dicha medida. La mayoría de estos modelos van anclados a la pared, por lo que es preciso comprobar la distancia de las tomas de agua correspondientes.

Los modelos más vendidos son los grifos termostáticos por todas las ventajas que ofrecen. De un lado, cuentan con dos mandos que permiten, por un lado, regular la temperatura y, por otro, la presión. Con ello se consigue un ahorro de energía y de agua, pues no hay que esperar a que la caldera caliente el agua, sino que podemos regularla a la temperatura que necesitemos (generalmente vienen calibrados a un máximo de 38 grados). Además, ofrecen la ventaja de mantener frío el grifo aunque estemos empleando agua caliente.

Grifos especiales

También es posible encontrar otro tipo de grifos que, por sus características, son especiales:

- Temporizados: son aquellos que pueden permanecer abiertos un tiempo determinado previamente.

- Infrarrojos: se activan cuando detectan las manos.

- Baterías: cuentan con dos manetas (una para el agua fría y otra para la caliente).

- Mango extensible

Equipamiento y limpieza

Aparte de los grifos, existen otros accesorios que aportan más funcionalidades como los latiguillos (ideales para ahorrar agua); la tecnología led que permite iluminar el agua con colores que cambian según su temperatura; aireador que mezclan el agua con aire para ahorrar hasta un 50% o las manetas de doble posición (muy prácticas para niños porque con la primera apertura no emiten todo su caudal, sino que hay que pulsarlos dos veces para ello) y los sistemas de apertura central (colocados en su posición central siempre sale el agua fría, muy práctico para el uso general).

En lo que respecta a su mantenimiento, hay que evitar el empleo de productos abrasivos a la hora de limpiar la grifería, pues por mucha calidad que tenga puede terminar perdiendo su brillo y acabado. Lo más recomendable es hacerlo con una bayeta ligeramente enjabonada y secarla muy bien con un trapo seco. En el caso de querer quitar el óxido puedes emplear una lana de acero del menor grosor posible y si la boquilla está sucia, lo mejor es desmontarla e introducirla unas horas en vinagre o en un producto apropiado.

En resumen, antes de comprar tu grifería valora todas las posibilidades que ofrece cada modelo para cubrir tus necesidades (ahorro, estética, acceso de niños…) Solo así podrás acertar con tu compra. No dudes en visitar nuestra sección de grifería.

¡Y recuerda! Si este artículo te ha resultado de interés, no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Etiquetas griferia